En 2015 trabajadores destinaron para vivienda $2 billones