En 2018 trabajadores destinaron $2,9 billones de sus cesantías para fines relacionados con vivienda