En una década, trabajadores han invertido en vivienda cerca de $20 billones